lunes , 25 septiembre 2017
Se crea una planta biónica que mejora su fotosíntesis

Se crea una planta biónica que mejora su fotosíntesis

Parece a medida esta noticia con la entrada de la primavera de este año. Como si de una película futurista o de los célebres trifidos de Wyndham se tratara se ha inventado una planta biónica y capaz de convertir la energía solar por medio de la fotosíntesis en energía química.

Un equipo de científicos del MIT anunció ayer en la revista científica Nature Materials que mediante la integración ciertos nanotubos en las hojas de varias plantas de laboratorio, estas fueron capaces de mejorar considerablemente la capacidad de cada planta para realizar la fotosíntesis. Así, mediante la creación de las primeras plantas biónica del mundo, se consigue aumentar la absorción de luz de las plantas en un 30 por ciento.

Aplicaciones potenciales de una planta biónica

Los investigadores están entusiasmados con las aplicaciones potenciales. Ya se ha construido una planta que utiliza nanotubos de carbono similares que reaccionan a los productos químicos que estén en el aire, es decir, la propia planta actúa como un detector químico.

El nanotubo produce energía cuando entra en contacto con el producto químico, que puede se puede recoger por una cámara de infrarrojos. Así que este concepto se puede modificar para detectar cualquier cosa, desde explosivos hasta gases venenosos.

¿Se imaginan su fábrica rodeada de plantas biónicas en las que les avisara de cualquier derrame o fuga química?

Posible costes de esta planta biónica

En cuanto al costo, el equipo de investigadores dice que no sería una planta de “un millón de dolares”.

Incluyendo el costo del revestimiento de ADN, indican que un litro de la solución de nanopartículas que él aplicó a su planta, en la que se diluyen los nanotubos de carbono, se podría hacer para aproximadamente por diez dólares.

Considerando que en el experimento se han utilizado sólo 100 microlitros por hoja, esto es generar costes de un centavo por planta.

“No me puedo imaginar las aplicaciones comerciales de esta tecnología de aquí a 5 y 10 años. Y en cuanto a detectores químicos, la verdadera pregunta es si las plantas funcionan mejor que las opciones disponibles en la actualidad”.

Strano y Giraldo admiten que lo que han logrado es realmente la mitad de la ecuación para estas plantas biónicas de ingeniería más eficientes y potentes. La absorción de luz en sólo una parte del proceso de la fotosíntesis, dice Giraldo. El uso de nanomateriales para aumentar la velocidad a la que una planta puede almacenar la energía es otro proyecto separado. Pero el trabajo que han hecho es un primer paso firme.

“Combinando este mundo de materia orgánica e inorgánica nos permitirá combinar las distintas calidades de los diferentes nanomateriales y ver la reacción diferentes palntas diferentes”, dice Giraldo. “Las aplicaciones de esta investigación son potencialmente infinitas. ¿Quién sabe lo que encontraremos?”.

Fuentes:

Deja un Comentario