sábado , 23 septiembre 2017
12 Normas básicas del almacenamiento de sustancias químicas

12 Normas básicas del almacenamiento de sustancias químicas

Sabido es que muchos de los productos químicos que se utilizan en la industria, además de comportar riesgos por si mismos, en contacto con otros productos pueden producir reacciones muy peligrosas.

El almacenamiento incorrecto de determinadas sustancias en una fábrica, un laboratorio o en un taller puede dar origen a accidentes que afecten a la salud de las personas y también al medio ambiente.

Para evitar estos problemas, en el almacenamiento de los productos químicos es necesario tener en cuenta determinadas precauciones y medidas de seguridad. A continuación resumimos las normas más importantes referidas a recipientes móviles.

Normas básicas para el almacenamiento de productos químicos

Depósito de plástico DENIOS, PolySafe, para almacenar productos químicos

Depósito de plástico DENIOS, PolySafe, para almacenar productos químicos

  1. Guardar en los lugares de trabajo las cantidades de productos químicos que sean estrictamente necesarias. De este modo es más fácil aislar y disminuir los peligros que se derivan de su manipulación y dotar a las instalaciones locales de los medios de seguridad adecuados.
  2. No guardar los productos químicos y líquidos peligrosos en recipientes abiertos. Los envases adecuados han de cerrarse después de utilizarse o al quedar vacíos, así que es preferible que tengan algún cierre de seguridad tipo automático.
  3. Almacenar los productos químicos y sustancias peligrosas separadas y clasificadas por el riesgo que generan (incendio, corrosivo, tóxico…) y siendo muy cuidadosos con las incompatibilidades ante posibles reacciones, como las sustancias combustibles lejos de las oxidantes o las tóxicas.
  4. Poner los recipientes de poca capacidad de sustancias corrosivas, como ácidos y álcalis, separados entre sí con bandejas y cubetos de retención que puedan detener derrames ocasionados por fugas o roturas de envase.
  5. Hay que elegir recipientes adecuados que minimicen el efecto corrosivo de las sustancias que contienen.
  6. Debido a su fragilidad, utilizar el vidrio sólo para pequeñas cantidades.
    Utilizar todo tipo de protecciones y también asas para facilitar el manejo de los envases.
  7. Conservar los recipientes de plástico en lugares protegidos del sol o las bajas temperaturas para evitar que se deformen.
    Además, en caso de sustancias químicas peligrosas, el recipiente de plástico debe estar homologado.
  8. Buena ventilación en los locales y almacenes, sobre todo en los sitios de productos tóxicos o inflamables (que pueden generar atmósferas explosivas), así como sistemas de drenaje que ayuden a controlar derrames de químicos.
  9. Dividir y clasificar las superficies de los locales en secciones diferenciadas, identificando las sustancias y sus cantidades. Así en el caso de un derrame o incendio se podrá actuar con precisión evitando desastres mayores. El acceso a las puertas debe estar despejado y señalizado.
  10. Evitar trabajos que puedan producir calor o chispas (esmerilar, soldar…) cerca de las zonas de almacenamiento para reducir la posibilidad de crear atmósferas explosivas.
  11. Los almacenes en donde se almacenen sustancias químicas inflamables deben cumplir con los requisitos básicos: evitar focos de calor, cerramiento resistente al fuego (REI 120), contar con instalación eléctrica antiexplosiva (ATEX) y disponer de las medidas básicas contra incendios.
  12. Trabajar con procedimientos seguros en el almacenamiento y manipulación de productos químicos y que los trabajadores estén plenamente informados de los riesgos a los que se exponen.

DENIOS

Consulte nuestra tienda online para el almacenamiento de productos químicos y sustancias peligrosas

Asesoramiento personalizado DENIOS

Deja un Comentario