domingo , 21 julio 2019
Manejando sustancias peligrosas (I)

Manejando sustancias peligrosas (I)

El éxito con las sustancias peligrosas: comunicación y trabajo

Introducción: Los empleadores, los trabajadores y sus representantes deben conocer acerca de los riesgos para la salud de los trabajadores en el lugar de trabajo y la forma de gestionar dichos riesgos.

La comunicación efectiva sobre ellos es un reto. Las nuevas normas en materia de registro, evaluación y autorización de sustancias químicas (REACH) y en clasificación, etiquetado y envasado (CLP) nos ayudan a enfrentar ese desafío.

Mejorar la cantidad y calidad de información sobre los productos químicos

El Objetivo de REACH es mejorar la cantidad y la calidad de la información disponible sobre productos químicos y define nuevas disposiciones para la comunicación de tod ala cadena de suministro.

También ofrece puntos a tener en cuenta para una comunicación exitosa en el lugar de trabajo sobre sustancias peligrosas.

Es importante tener en cuenta que los peligros dependen de cómo y en qué sustancias circunstancias se utilizan en el lugar de trabajo.

El polvo de harina no se percibe como una sustancia peligrosa, pero puede convertirse en un riesgo para la salud de los panaderos o incluso puede causar explosiones.

Este también es el caso del agua destilada que se utiliza en un laboratorio, y es un peligro cuando entra en contacto con sustancias que reaccionan violentamente (por ejemplo, algunos peróxidos).

Bajo la legislación laboral, los empleadores deben tener una visión general de todos los factores de riesgo y controlar en todo momento las situaciones de peligro con los trabajadores.

También deben considerar todos los productos, incluso cuando se manejan y manipular a través de intermediarios, almacenaje o transporte, y en definitiva todas las tareas pertinentes relacionadas con los peligros de las sustancias.

Legislación europea sobre sustancias peligrosas

Traducción y adaptación del primer punto del último boletín de la EU-OSHA, E-fact 75, que facilita sugerencias y consejos para ayudar a trabajadores y empresarios a comprender y comunicar los riesgos de las sustancias peligrosas.

Continuación de este artículo

En él se explican dos reglamentos comunitarios recientes que pretenden mejorar la comunicación sobre sustancias peligrosas en el lugar de trabajo. Estos reglamentos tratan acerca del registro, evaluación y autorización de los productos químicos (REACH) y sobre la clasificación, etiquetado y envasado de éstos (CLP).

Relacionado: