martes , 11 diciembre 2018
Las 5 claves para elegir un cubeto de retención

Las 5 claves para elegir un cubeto de retención

El cubeto de retención móvil es la mejor manera de almacenar contenedores de 1.000 litros, bidones o pequeños recipientes cumpliendo el Reglamento APQ, (RD. 379/2001), las diferentes normativas medioambientales y los criterios de certificación de ISO 14001. 

A la hora de elegir el cubeto de retención hay varias variables que entran en juego: material, el volumen de retención, la capacidad de carga, su movilidad y la necesidad o no de rejilla/ trámex.

1. Material del cubeto

El material del cubeto idóneo depende de la sustancia que va a almacenarse. Para ello consultaremos la Ficha de Seguridad del producto que remite el fabricante:

  • Para sustancias inflamables no agresivas como pinturas, alcoholes o combustibles utilizaremos un cubeto de acero lacado
  • Para sustancias y atmósferas más agresivas, como en el almacenamiento de algunos disolventes o en usos al aire libre, usaremos un cubeto de acero galvanizado con mayor protección frente a la oxidación.
  • Para sustancias corrosivas no inflamables como ácidos y bases utilizaremos cubetos de polietileno
  • Para compuestos inflamables además de corrosivos, el polietileno no es adecuado, ya que puede acumular electricidad estática y constituir una fuente de ignición en zonas ATEX. En estos casos, utilizaremos cubetos de acero inoxidable, así como en zonas limpias de la industria farmacéutica o en el sector de la alimentación.
Cubeto de retención para 8 bidones

Cubeto de retención para 8 bidones

2. Volumen de retención

El volumen del cubeto será mayor o igual al mayor de los valores siguientes:  

  • El 100% de la capacidad del recipiente mayor
  • El 10% de la capacidad total almacenada

Este cálculo, supone un principio de partida, pero lo que se exige es que los almacenamientos de productos químicos estén diseñados de forma que:

a. Las sustancias almacenadas no deban escapar/dispersarse/derramarse.
b. Las posibles faltas de estanqueidad de los recipientes sean fáciles y rápidas de identificar.
c. Los productos químicos peligrosos dispersados sean fáciles y rápidos de identificar, retener y eliminar de forma adecuada. Esto también es válido para salpicaduras y goteos.

Por tanto, podrían requerirse mayores volúmenes de retención en casos concretos o para zonas de especial sensibilidad según criterios de la Comunidad Autónoma.

3. La capacidad de carga

La capacidad de carga del cubeto debe ser adecuada para los recipientes que van a colocarse sobre él, incluyendo el peso del líquido que contienen.

Es importante tener en cuenta que algunas sustancias tienen un mayor peso específico (por ejemplo, 1 GRG/IBC de 1.000 litros de ácido sulfúrico, pesa 1.840 kg + el peso del recipiente).

Los cubetos homologados deben someterse a test hasta 4 veces su carga máxima nominal. Es decir, al indicar una capacidad de carga de 2.000 Kg para un cubeto de retención, el mismo se ha sometido a cargas hasta 16 toneladas.

4.  Movilidad

La necesidad de movilidad del cubeto en la actividad diaria de la fábrica o taller, determina también algunas características del mismo:

  • Los cubetos con alojamientos o huecos para horquillas integrados permiten el transporte interno con carretilla, así como la carga/descarga de los recipientes mediante elevadores con horquillas fijas inferiores (las horquillas se introducen por debajo del cubeto y el elevador puede alcanzar el recipiente).
  • Para un transporte interno diario, las opciones con ruedas permiten trasladar los recipientes de un punto a otro de la fábrica sin grandes esfuerzos, al tiempo que se previene cualquier derrame.
Cubeto con ruedas

Cubeto con ruedas

5.- Necesidad de rejilla

La colocación de una rejilla / trámex sobre el cubeto permite aumentar la capacidad de almacenamiento en el mismo cubeto, al tiempo que se garantiza el volumen de retención adecuado (los envases colocados dentro del cubeto restan volumen e retención al mismo).

La rejilla puede ser de acero o de polietileno, utilizando los mismos criterios de selección de material que para el cubeto. En ocasiones, si el líquido es ligeramente corrosivo, puede ser suficiente la utilización de rejillas de acero en cubetos de polietileno, ya que en caso de derrames el líquidos apenas entra en contacto con la rejilla.

Algunos cubetos incorporan soportes o perfiles interiores para la colocación directa de palets o de GRGs, no siendo necesaria la rejilla pero ofreciendo la mismas ventajas.

Cubeto de retención

Cubeto de retención

¿Necesita asesoramiento específico?

DENIOS le responde cualquier cuestión y duda técnica que le surja, así como la legislación vigente y la correspondiente adecuación a su lugar de trabajo en el siguiente número de teléfono gratuíto 900 37 36 15 o en el correo info@denios.es

Asesoramiento personalizado

 

DENIOS y el cubeto de retención

Hace más de 25 años, DENIOS diseñó y desarrolló la idea de evitar derrames a las canalizaciones por parte de las empresas que almacenaban GRGs y bidones de productos químicos. Desde entonces fabricamos y distribuimos nuestros cubetos de retención por todo el mundo.
Gracias a la idea y al desarrollo de DENIOS miles de toneladas de litros se manipulan adecuadamente y se han evitado grandes catástrofes medioambientales.

Deja un Comentario